martes, 3 de agosto de 2010

El duelo

Scar fijamente mira a Cras,
adivina el dolor en su mirada,
y ve su vida como secuencia
de instantáneas fotos.

Es de noche, la luna ya se ha ido,
y en el silencio de las sombras
se escucha el aullido del acero.

**Razón versus Corazón**

Scar ya no quiere sufrir por
Amor...
Pero Cras no puede vivir sin
Pasión...

Scar se arrodilla,
hay tristeza en su mirada,
tiende lentamente una mano,
y roza de Cras la mejilla.

Pero Cras ya está ausente de
amables afectos, pasiones
desdenes o mortales heridas,
y ahora al final de su vida
aún se imagina que es ella
la que con ternura lo mima.

Scar sin prisa cierra sus ojos
y al comprender de pronto
que su alma se ha muerto
de su pecho brota un sollozo...

Carlos Alberto Martinez

Confesiones de un Iluso...

Te amo desde ese día en que ella
nos presentó
ahí estabas, dulce y como siempre,
medio pensativa
insegura y quizás un poco ansiosa
que se yo...
me miraste sonriendo y me ofreciste
un café

y luego... fueron días y semanas de
soñarte
de verte tan preciosa, tan pequeña,
tan hermosa,
de crearte y recrearte en mi mente
y corazón,
de sufrir a cada instante por tenerte
por amarte

y un día casi a comienzos del verano
te llamé
y angustiado de pensar que no debía
yo te hablé
y te dije que te amaba, que soñaba
en ser tu amor
y conteniendo mis angustias te pedí
el corazón.

Nada más, ya tu sabes el final de
esta historia que quiso ser de amor
y que fue, como alguien dijo
sólo un suspiro de gorrión.