martes, 3 de agosto de 2010

Confesiones de un Iluso...

Te amo desde ese día en que ella
nos presentó
ahí estabas, dulce y como siempre,
medio pensativa
insegura y quizás un poco ansiosa
que se yo...
me miraste sonriendo y me ofreciste
un café

y luego... fueron días y semanas de
soñarte
de verte tan preciosa, tan pequeña,
tan hermosa,
de crearte y recrearte en mi mente
y corazón,
de sufrir a cada instante por tenerte
por amarte

y un día casi a comienzos del verano
te llamé
y angustiado de pensar que no debía
yo te hablé
y te dije que te amaba, que soñaba
en ser tu amor
y conteniendo mis angustias te pedí
el corazón.

Nada más, ya tu sabes el final de
esta historia que quiso ser de amor
y que fue, como alguien dijo
sólo un suspiro de gorrión.

1 comentario:

  1. Carliños

    que ternura
    suspiro de gorrión!!

    cuán rápido y leve ha de ser
    en fin ya vendrán ms suspiritos´que no sean tan etéreos
    caminante no hay camino
    sino estelas en la mar....

    besitos de luz amigo

    ResponderEliminar